Estimulación temprana neuromotora

Fabiola Ovando · 22 septiembre, 2014

Conoce cómo fomentar el desarrollo motriz y cerebral de tu bebé, especialmente si tiene alguna discapacidad.

La estimulación temprana no es un término nuevo y  la técnica es tan antigua como la humanidad: llegó desde el momento en que vino al mundo el primer niño y de manera instintiva la madre lo limpió, lo acarició y lo acercó a su pecho para alimentarlo y darle su calor.

La estimulación temprana es el conjunto de acciones intencionadas que se llevan a cabo oportunamente, proporcionando al niño las experiencias necesarias desde su nacimiento para desarrollar al máximo sus potenciales.

Se imparte en especial a niños con discapacidades o con posibilidades de tenerlas. Se completa desde el nacimiento hasta los 4 años y es necesaria para todos los niños, por ser un periodo en el que aparecen adquisiciones básicas: control cefálico, coordinación binocular, sonidos, estructuración del lenguaje, personalidad y conductas motoras que promueven la independencia que va madurando y evolucionando en las siguientes edades.

En la estimulación temprana de niños de alto riesgo neurológico, las acciones se destinan a preveer y tratar precozmente la posibilidad de alguna alteración aminorando las discapacidades:

  • Utiliza técnicas educativas y/o rehabilitadoras que se aplican durante los primeros años de vida con el fin de evitar que se desarrollen deficiencias o que, las ya establecidas, disminuyan
  • Intenta que el niño logre lo mejor de sus capacidades mentales, emocionales, sociales y físicas
  • Busca por lo tanto el desarrollo de su inteligencia, motricidad y  personalidad
  • Mejora la habilidad de las manos, el aprendizaje del gateo y del caminar, las expresiones de la cara, los intentos de comunicación, los balbuceos y las reacciones de personalidad que el niño va adquiriendo
  • Sugiere una comunicación atenta, afectuosa y constante con el niño desde que nace y a lo largo de su desarrollo
  • Procura habilitar cada vez más las aptitudes preceptúales, mediante el contacto con los colores, sonidos, olores, texturas, sabores y ejercicios

Es un proceso natural en que la madre en un comienzo y luego todos aquellos que forman el núcleo familiar ponen en práctica. La familia tiene un papel muy importante en la efectividad de las intervenciones, por lo que deben dirigirse como un todo propiciando su participación en los programas de atención con el objetivo de desarrollar actitudes que creen una atmósfera favorable en el hogar, considerando que la presencia activa y afectuosa por parte de los padres influye en el equilibrado desarrollo del niño.

La estimulación temprana se transforma cuando se tiene la certeza de que el niño evoluciona de acuerdo a los niños de su misma edad o cuando se polariza en déficits que requieren atenciones específicas: psicomotricidad, educación especial, fisioterapia y logoterapia.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (8 votes, average: 4,25 out of 5)
Loading...