Deep latch: la técnica para aliviar los pezones adoloridos y sangrantes

Guadalupe Camacho · 4 julio, 2018

Si ya no sabes qué hacer para no sufrir dolor cada que amamantas, el deep latch puede ser una solución. Conócela.

Amamantar no duele. Por el contrario, es un alivio para los senos pletóricos de leche. Sin embargo, tres de cada diez mujeres que están lactando se quejan por dolor, grietas e incluso sangrado de pezones durante las tomas. Pero eso quedará atrás si pones en práctica la técnica de lactancia deep latch o agarre profundo.

De acuerdo con Gina Llanes Martínez, consultora de la Clínica de Lactancia Materna en Médica Sur, la técnica deep lacth permite que el recién nacido se alimente mucho mejor y no lastime a su mamá.

Si no se tiene un buen agarre, el lactante se soltará, morderá, lesionará los pezones de las mamás; por ello esta técnica es maravillosa ya que permite  no solo evitar las molestias sino también que el bebé tenga tomas eficientes y efectivas”, precisa.

Entre mejor agarre tenga el bebé, más cantidad de leche beberá en cada toma y con ello, los pezones de mamá podrán descansar, en contraste con múltiples tomas con poquísima leche.

Lo primero que hay que hacer es observar a otras mujeres lactar, lo puedes hacer “en vivo” o mediante videos o fotografías. “Ahora las chicas tienen muchos estudios y grados académicos pero muchas fracasan al momento de la lactancia porque nadie les ha enseñado”, lamenta Llanes Martínez.

Te puede interesar: Así es como la lactancia influye en el desarrollo de los dientes

 

Paso a paso para hacer DEEP LATCH

 

  • Limpia sin tallar—con agua hervida o de garrafón— tus pezones, si crees que tienes mucho sudor o crema.
  • Selecciona un lugar tranquilo para darle de comer a tu pequeño. Puedes estar recostada o sentada, según lo prefieras.
  • Coloca a tu bebé panza con panza. Y con su cabeza mirando directo a tu seno.
  • Observa que la boca de tu lactante esté completamente abierta y que su lengua la tenga fuera de la boca.
  • Acércate al bebé a tu pezón y permítele que lo succione por completo, que no quede parte de él fuera de su boquita.
  • Observa que tu bebé rodee con sus labios tu areola, si no lo están haciendo de esta manera, inténtalo de de nuevo.
  • Siente cómo tu seno se va vaciando poco a poco. Si tu otro seno comienza a gotear, no te mortifiques, es natural y común.
  • Cuando notes que tu bebé está satisfecho, comienza retirarlo de tu seno. Se quedará dormir o soltará tu pezón fácilmente.
  • Asegúrate que en todas las todas se agarre completamente de ti. Ve alternando los senos para que sea más sencillo.
No te pierdas: ¿Cómo hacer un cojín de lactancia?

Con el deep latch se logra una transferencia de leche muy adecuada, pero si no se logra comenzarán los problemas. “Será un círculo vicioso de dificultades que pueden generar incluso la decisión de no amamantar al pequeño, lo que es muy grave para mamá y bebé”, lamenta la entrevistada.

Todas las mujeres pueden lactar y todos los bebés tienen ya desarrollado el estímulo de succión, salvo casos muy contados. Sólo es cuestión de técnica y de familiarizarse con tu pequeño y con tu cuerpo.

Los grupos de lactancia son muy buenos porque te permiten observar a mamás con la técnica deep latch que amamantan a su pequeño de 20 días de nacido o a mamás que ya tienen hijos más grandes o varios de la misma edad. Observar a las mujeres es más sencillo”, explica Llanes Martínez, quien recomienda a las mujeres a cercarse a los grupos de lactancia, a las páginas de internet o de FaceBook, o bien con su doctor para que le ayude a pulir la técnica deep latch.

También lee: Así influye la lactancia en el habla de un bebé

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (5 votes, average: 4,80 out of 5)
Loading...