¿Eres víctima de Mom shaming?

Redacción bbmundo · 24 octubre, 2016

¿Te dicen que tu hijo es muy malcriado? ¡Deja que el mundo gire!

Mom Shaming es esta forma de criticar o cuestionar lo que haces como mamá. Se puso de moda entre amigas, en la guardería y hasta en el trabajo.

Parece que en la actualidad no es suficiente preocuparse por ser buena madre porque no faltan las comparaciones y pareciera que hay que darle gusto a todo el mundo, ¿te ha pasado?.

Estos son los claros ejemplos de cuando alguien te dice cómo criar a tus hijos o mom shaming: 

  • Tuviste parto natural o cesárea: Aunque por la recuperación es mucho mejor y más recomendable el parto natural, ignora a quienes piensan que tener un hijo así te hace menos madre. La forma de traerlo al mundo no es motivo de crítica ni comparación.
  • No le diste pecho: Esta situación es una de las que más torturan a las mamás. Sí, lo mejor siempre será la lactancia exclusiva los primeros seis meses, pero si la salud o cualquier situación te lo impidió, NO importa. No permitas que eso te afecte.
  • Amamantas y seguirás haciéndolo: Si como mamá decides prolongar esta etapa, no debes permitir que los comentarios te afecten. Es una decisión tuya y de tu hijo.
  • Eres mamá que trabaja o se queda en casa: Sea cual sea el motivo por el que estás en la oficina de 9 a 6, no te agobies. Trabajas para darle lo mejor y seguramente le das tiempo de calidad cuando regresas. Si por el contrario estás 24/7/365 con tu hijo, no eres menos o más por no haber continuado con tu vida profesional. Ambas situaciones son agotadoras y también dan muchas alegrías.
  • Lo dejaste en la guardería: Trabajes o no, estos lugares son una bendición, pero siempre habrá quien cuestione el tiempo de calidad que le das y las enfermedades. No te agobies. Los niños que van a las guarderías suelen ser independientes y, aunque a veces sí se enferman más, lo que importa es que tanto tú como tu bebé se sientan cómodos y tranquilos.
  • Lo cargas cuando llora: ¿Siempre escuchas el típico ¡lo vas a acostumbrar!? recuerda que es tu hijo, tú lo educas y tú decides. Los niños no se acostumbran a los brazos, lo único que sucede es que no se sienten ignorados y por lo tanto crecen con mayor apego.

¿Te gustó esta nota? Califícala
no me gustópuede mejorardos tresme gustame encanta (2 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...